Savoir Faire: En La Mesa

 IMG_3242

Por: Loli Fernández, Experta en Etiqueta

En la mesa, es fundamental que guardemos ciertas normas de etiqueta. Es allí donde mostramos nuestra buena educación.

Si la actividad es en una casa, luego de los aperitivos, la anfitriona nos invitará a pasar a la mesa. Puede ser que la anfitriona haya dispuesto los lugares colocando tarjetas con nuestros nombres indicando donde nos debemos sentar. De no ser así, ella misma nos indicará que lugar ocuparemos. Los lugares en la mesa se asignan intercalando hombres y mujeres. Estos no deberán ser pareja. De esta manera se logrará una mejor interacción entre todos los invitados.

Las damas nos sentaremos primero. El caballero que esté a nuestra derecha nos ayudará a hacerlo y luego este empujará suavemente la silla para acercarnos a la mesa.

Mantendremos todo el tiempo el cuerpo recto sin recostar nuestra espalda de la silla. Las piernas derechas sin estirarlas. Si es más cómodo para nosotros, las podemos cruzar solo a la altura de los tobillos.

Las mujeres debemos dejar nuestras carteras en el salón. Los caballeros mantendrán sus teléfonos celulares guardados en sus bolsillos ya que no deberán utilizarlos nunca mientras estemos compartiendo en la mesa. Esto no deberá ocurrir, pero si por algún motivo necesitamos responder una llamada, pediremos permiso a los comensales para retirarnos de la mesa.

Sobre la mesa solo deben estar los elementos decorativos y los que utilizaremos para comer y beber. Estos no se deben tocar hasta el momento que los vayamos a utilizar.

IMG_3280

La servilleta la colocaremos doblada en dos sobre nuestro regazo. Con ella limpiaremos únicamente las comisuras de la boca.

Mientras conversamos, nuestras manos deben estar a la vista apoyando solamente los antebrazos en la orilla de la mesa, jamás los codos.

Los temas de conversación deben ser agradables. Debemos evitar los relativos a política, religión o algún otro tema que nos haga entrar en polémica.

A medida que nos vayan sirviendo los platos, utilizaremos los cubiertos colocados a la derecha e izquierda del plato base de afuera hacia adentro y cuando terminemos los colocaremos juntos en forma diagonal, con el filo del cuchillo hacia el centro, para indicar al camarero que ya hemos terminado.

Debemos acostumbrarnos a comer a la misma velocidad que los demás comensales lo estén haciendo, así terminaremos todos casi al mismo tiempo.

Luego se sirve el postre. Los cubiertos de postre se colocan al norte del plato base. Al finalizar se colocan de la misma manera que los anteriores.

Cuando todos los invitados hayamos terminado, se retirarán todos los elementos de la mesa y se servirá el café seguido de los licores.

Puede ser que la anfitriona desee servir el café y los licores en el salón en lugar de la mesa. De ser así ella lo indicará, colocará su servilleta en el lado izquierdo del plato base, indicando a todos los invitados que deben levantarse para pasar al salón a continuar con la celebración.

Recordemos siempre que debemos colocar nuestra servilleta ligeramente arrugada del lado izquierdo. Si nos levantamos y esta se cae al piso, no la recogeremos. El camarero ya se encargará de hacerlo. Esto no debe pasar nunca. Tampoco la debemos llevar hasta el salón, ya que al servirnos el café se nos dará una servilleta apropiada y limpia.

Media hora después de los licores es tiempo de despedirnos y de agradecer por las buenas atenciones. Tomar en cuenta que a veces el exceso de alabanzas a la anfitriona puede tornarse desagradable.